Trying to understand the role i've been given

El blog de BDisaster

La nuite royale

en noviembre 30, 2009

J’essaie de ne pas trop penser…

Cuando me sentía confundida o medio perdida en mis preocupaciones -algunas sin mucha importancia, solía salir a caminar por los jardines de mi cuadra con un cigarro en la mano. No era raro que lo apague antes de que se extinga de por si. El sabor a humo no es agradable lo reconozco, pero hay cierta sensación de borrón y cuenta nueva luego de aspirarlo un poco.

Una cajetilla de cigarros me podía durar meses, hasta años. No era mucho de comprar. Algunas simplemente se quedaban en mi cartera, producto del olvido de alguna amiga que la dejaba allí cuando salíamos a bailar. Por lo general, se me antoja fumar en reuniones , fiestas o en ocasiones como las que describo en el párrafo anterior. Puedo vivir sin fumar.

Cuando andaba al otro lado del charco solía prender un Kent. Así se llamaba mi marca preferida, podríamos decir. Era la más suave, aunque prefería la YSL (Yves Saint Lorain) mentolada y aún menos fuerte. Lo malo es que era difícil de conseguir y siempre más cara.

Dudaba que tuvieran Kent en el bureau de tabac más cerca de mi edificio. Era más probable encontrar los YSL, pero tampoco había. Había en el mostrador otras marcas americanas conocidas, pero ninguna por la cual me inclinaba. Entonces sin más vueltas, fui directo al grano y le pregunté a la señora que antendía: “quel est votre cigarrette le moins fort?”. Parece que la pregunta le agarró por sopresa y me contestó con otra pregunta: “vous avez une marque especiale?”. Ehh… nop, respondí. Luego cogió una cajetilla blanca, que tenía inscrita “ROYALE” en times new roman azul. “C’est le moins fort”, me dijo. OK. 5,40€ me costó la petite boîte de 20 cigarrettes. 2€ el encendedor.

Lo prendí sin toser. Hace más de 3 meses que no fumo. No había fumado desde que vine por estos lares… No estuvo mal, sólo que debía cambiar de mano de cuando en cuando pues se congelaban por el frío. No sé si fue eso lo que hizo que se consumiera todo. Sinceramente no pensé acabarlo, pero lo hice.

La próxima voy a la épicerie a comprarme una botella de algo o me doy una vuelta por la Garonne. Aún quedan muchas primeras veces por probar aquí.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: